Síguenos  

Primera matrícula española

Un poco de historia para llegar a la primera matrícula española.

 

Los primeros vehículos empezaron a circular a finales del siglo XIX, en sus inicios, el mercado automovilístico era insignificante, tan solo los privilegiados de las clases más acomodadas, burgueses o ricos podían permitirse semejante lujo, es por eso que las primeras unidades que circularon por el territorio español no disponían de ninguna placa indentificativa o distintivo que pudiera llegar a dar alguna pista sobre su procedencia o dueño. 

 

En tan solo una década, ver circular un automóvil por una gran ciudad ya no era una rareza sino una cosa habitual.  Ante este nuevo invento revolucionario y su rápida evolución en el ámbito, le acompaño el problema del inclemento de los accidentes en el que sus conductores quedaban impugnes ante la justicia.  Las administraciones tuvieron que realizar adaptaciones de las infraestructuras y en la legislación que regulaba este mercado. 

 

Fue entonces el 31 de octubre de 1900 que se matriculó en España el primer vehículo en el barrio de Santa Catalina, Palma de Mallorca.  Se matriculó el "Clémet" propiedad de Josép Sureda con matrícula  PM-1.